La energía solar fotovoltaica al servicio de la salud en comunidades indígenas.

Feldheim, un pueblo Alemán ejemplo autosostenible
3 Octubre, 2016
La energía solar alimenta una pequeña casa de campo en Colombia
11 Octubre, 2016
Mostrar todo

La energía solar fotovoltaica al servicio de la salud en comunidades indígenas.

En las laderas de la Sierra Nevada de Santa Marta, extremo norte de la cordillera

de los Andes, viven cuatro tribus emparentadas entre sí. Una de ellas es la etnia

arhuaca, cuyo centro de salud recientemente inaugurado es energizado mediante

fotovoltaica, un proyecto que beneficia a más de 200 personas y en el que

participan profesionales de la salud mediante donaciones voluntarias y cuya

financiación colectiva e instalación fue gestionada por la compañía Optim-Energy.

Según comenta el director de la firma , Andrés Gómez,  se trata de un sistema

fotovoltaico con una potencia de 2,94 kW que permite una capacidad operativa, en

condiciones optimas de irradiación, de 1,2 días de autonomía.  El sistema alimenta

un esquema organizado en base a seis LED de 7 watts con lumen de 630 y una

nevera/congelador de 35 W DC en condiciones de operar las 24 horas del día;

también permite energizar dos computadoras portátiles de 90 W, operar un

esterilizador de 890 W, y mantener encendido durante tres horas un televisor de

12” a 35W junto con un sistema de Directv TV y un CD-Player.

"El proyecto -explica Gómez- se origina por la necesidad de energizar el centro de

atención primaria de salud dirigido a mujeres parteras y primeros auxilios en la

zona indígena de Seykwinkuta etnia Arhuaca, donde se brinde el conocimiento y

se desarrolle la capacitación de esterilización y primeros auxilios".

El objetivo es "la reducción de la mortalidad infantil y materna, en caso de

emergencias obstétricas o infecciones leves debido a la dispersión de las

comunidades y la lejanía o ausencia de las clínicas de atención para que así,

principalmente las mujeres de la etnia de la región de Seykwinkuta y demás

regiones vecinas puedan ayudarse y reducir más del 50% de las muertes

maternas e infantiles", concluye el director de Optim-Energy.

La empresa, con base en Medellín, busca llevar el acceso a la energía,

fundamentalmente de fuentes renovables, a comunidades y aéreas rurales que

involucran a más de 1 millón de habitantes. En palabras de Andrés Gómez, el

objetivo es “hacer un gran aporte social y al desarrollo de la región”

1 Comment

  1. AG dice:

    Las zonas no interconetadas de Colombia y sus comunidades son el futuro de Colombia.

    Grande el aporte de las empresas que se suman a una noble causa la sustentabilidad economica de las regiones mas vulnerables de Colombia.

    Las FNCE son la fuente de la esperanza.

    Energia para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *