Smart City, un modelo de ciudad inteligente adaptable a nuestro país

Cuando nuestros pasos se convierten en la energía que impulsa estas farolas “inteligentes”
15 Noviembre, 2016
SolarCity y Tesla unidos para revolucionar las energías renovables
22 Noviembre, 2016
Mostrar todo

Smart City, un modelo de ciudad inteligente adaptable a nuestro país

El concepto de ciudad inteligente o Smart City ha comenzado a tomar fuerza en los últimos años, a raíz del rápido desarrollo de la tecnología de captura y análisis de información (Big data) y conectividad (Internet de las cosas).

En esencia, una ciudad inteligente es una red neural de información y sus habitantes las neuronas que la componen. Mediante una serie de datos interconectados, proporcionados por los dispositivos electrónicos de uso habitual (tablets, smartphones) y otros dispositivos de monitoreo (cámaras de seguridad, sensores de luz y movimiento), una ciudad inteligente puede calcular y predecir diversos eventos que suceden a diario en la ciudad, con el fin de adaptarse a los hábitos de los ciudadanos y hacerlos más eficientes.

¿Qué beneficios podría traer un modelo de ciudad inteligente en un día normal en la ciudad?

Supongamos que vivimos en una ciudad inteligente y nos disponemos a salir al trabajo. La ciudad podría en este caso indicarnos cuáles son las mejores rutas para llegar a nuestro destino a través de un monitoreo en tiempo real del tráfico vehicular, y podríamos notificar -con argumentos comprobables- el tiempo estimado de llegada a la oficina. Del mismo modo la ciudad podría indicarnos sobre el pronóstico del tiempo por zonas específicas de la ciudad, índices de criminalidad por condensaciones de personas en zonas de gran afluencia, o los niveles de inseguridad en el día y en la noche por falta de alumbrado público; podría indicarnos incluso en qué parques de la ciudad se están realizando eventos de interés o por el contrario cuáles parques tienen poca gente para una tarde de Picnic. Como pueden notar son muchísimas las oportunidades para mejorar nuestra experiencia viviendo en una ciudad inteligente.

Sin embargo una ciudad inteligente va más allá de los datos, integrando diversos sistemas, políticas y espacios para mejorar las condiciones sociales, culturales y ambientales a nivel colectivo.

Porque la capacidad de monitorear en detalle la actividad de una ciudad es interesante, pero el reto es mejorar de manera constante los resultados de este monitoreo para garantizar la calidad de vida de los ciudadanos. Para lograrlo se deben tener en cuenta aspectos sociales, culturales y sobre todo ambientales para que que la ciudad “piense” cada vez mejor, y es aquí donde empieza a jugar el concepto de sostenibilidad.

Básicamente la sostenibilidad garantiza que los buenos resultados obtenidos por el monitoreo de una ciudad inteligente sean constantes, lo cual requiere que los factores ambientales, culturales y sociales converjan de manera frecuente. Por ejemplo, podríamos encontrar a través de los datos de la ciudad un buen parque para caminar con nuestras mascotas, pero al llegar al lugar nos encontramos con un olor insoportable producto de un manejo de desechos inadecuado, o altos niveles de radiación solar por no tener suficientes árboles; visto de este modo es fundamental que los datos de una ciudad inteligente se apoyen en resultados de mayor escala (actividad industrial, indicadores de gestión ambiental, desarrollo social) para que los ciudadanos como neuronas en este sistema puedan funcionar adecuadamente.

¿Cuál es el papel de la energía solar y energías renovables en la implementación de una ciudad inteligente?

Las energías renovables son en esencia inteligentes, ya que utilizan recursos en vez de intervenirlos para producir energía en diversas formas, y pueden proporcionar datos relevantes a la ciudad inteligente para mejorar sus cálculos y predicciones. Ejemplo de ello son la energía solar y eólica, que además de producir electricidad pueden indicar las variaciones en la velocidad del viento para predecir lluvias en zonas específicas, o niveles de radiación solar para prevenir incendios forestales; lo mejor de todo es que su costo de mantenimiento es tan bajo que reduciría sustancialmente los impuestos por alumbrado público.

 

Fuente: http://www.laguiasolar.com/smart-city-modelo-ciudad-inteligente-adaptable-a-nuestro-pais/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *